Contexto que le da sentido a la propuesta

El patrimonio inmaterial es el espíritu de las culturas, de aquellas culturas que mantienen vivo el concepto de mundo y definen la identidad y supervivencia de una comunidad a través del legado inmaterial que se manifiesta en las técnicas, las memorias y la tradición oral, y que a su vez constituye «el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o un grupo social [y que] más allá de las artes y de las letras [engloba los] modos de vida, los derechos fundamentales del ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias» (UNESCO, 2001).

La conservación del patrimonio contribuye a la valoración, la salvaguardia, la regeneración, la revitalización, la difusión, el intercambio y la creatividad de las culturas regionales. Ante las múltiples transformaciones culturales de un pueblo, la mejor manera de conservar la memoria y la identidad es la preservación de sus bienes patrimoniales.

En cuanto al tejido geopolítico, educativo, artístico y cultural de la región, los municipios pertenecientes al Paisaje Cultural Cafetero (PCC) se destacan por la variedad topográfica y la multiplicidad de campos; en estos municipios, ubicados en la región Andina de Colombia, la actividad económica prioritaria es la agricultura, siendo el café el principal producto cultivado. En la región también se manifiestan tradiciones vernáculas influenciadas por el pensamiento católico y por valores sociales fundamentados en la familia. En cuanto a la oferta académica, ésta se limita a la educación secundaria, razón por la cual existe un alto porcentaje de emigración juvenil. Asimismo, los modos de representación estética se basan en mitos y tradiciones musicales enraizadas en los ritmos típicos de la región, pero también en la asimilación de otras culturas -como la mexicana y la argentina-. Además, existen formas de identificación escénica grupal con fines festivos y en eventos especiales.

El enfoque conceptual de la propuesta «Paisajes Sonoros Cafeteros» se basa en el proyecto World Soundscape de la Universidad Simon Fraser (Canadá), desarrollado bajo la batuta de Murray Schafer a comienzos de los años 70. Así, nuestra propuesta está enmarcada desde intencionalidades como la consolidación de una conciencia sonora y la toma de registro sonoro en diez municipios pertenecientes al PCC, en especial en las márgenes y periferias, ya que en estos lugares es habitual que las grabaciones aparezcan casi que exclusivamente asociadas a imágenes visuales en eventos religiosos o fiestas populares. Con un criterio de permanencia y proyección en el tiempo, el proyecto pretende ampliar la valoración de paisajes y entornos -tanto humanos como naturales-, desde las huellas y la presencia indígena, pasando por el proceso de colonización y llegando al presente fabril y mercantil dominado por la producción de café.

Ahora bien, con el propósito de aunar términos y conceptos, nos permitimos parafrasear la introducción del libro Paisaje cultural cafetero, un paisaje cultural productivo en permanente desarrollo, publicado por el Ministerio de Cultura; pues consideramos que esta publicación ilustra claramente el valor del Paisaje Cultural Cafetero. En los siguientes párrafos pretendemos llamar la atención sobre la necesidad de expresar sonoramente lo que el libro hace visualmente.

El ejercicio que aquí se propone es específico para el Paisaje Cultural Cafetero y entra en consonancia con la promoción de la región como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Es necesario mencionar que dicho reconocimiento resultó de varios años de trabajo de diferentes entidades en los cuatro departamentos (Caldas, Quindío, Risaralda y Valle del Cauca), así como del compromiso institucional de la Federación Nacional de Cafeteros y del Ministerio de Cultura de Colombia.

Teniendo en cuenta la interrelación de dos fenómenos: 1) el proceso histórico de colonización, ocupación y aprovechamiento de territorios deshabitados del occidente colombiano por parte de los antioqueños y, 2) el desarrollo de la caficultura como principal actividad productiva de la región, en la que la vida y su esencia giran alrededor del café, generando gran riqueza de manifestaciones culturales que se transmiten de generación en generación, en ámbitos tan diversos como la arquitectura, la gastronomía y la música; este proyecto pretende auscultar esta región particular, con sus referentes sociales, políticos, religiosos y artísticos.
Durante la citada época de colonización, la fundación de poblaciones a cortas distancias conformó una sólida red geográfica y cultural en las dos márgenes del río Cauca que, con el posterior desarrollo de caminos y vías férreas, generó un alto impacto en la cultura y la economía de todo el país. La presencia de población con tradición indígena durante este proceso se refleja aún hoy en día, con la existencia de resguardos indígenas en Riosucio (Caldas) y Quinchía (Risaralda).

Otro aspecto del PCC es su riqueza natural. Por sus condiciones de «localización, relieve, clima y suelos, esta región presenta un elevado número de hábitats de interés estratégico para la conservación de la diversidad biológica» (Rodríguez y Carranza, 2008). No sólo se trata de una de las 34 regiones prioritarias para la conservación de la vida en la tierra, de acuerdo con la ONG Conservación Internacional, sino también de la región más rica y diversa del mundo, esta zona contiene cerca del 6,3% de las aves del mundo (Rodríguez y Osorio, 2008). En la eco-región del Eje Cafetero se encuentran 837 especies de aves registradas en la literatura técnica, cerca del 45% de las especies de aves del país; 94 especies de ranas registradas, de un potencial de 268 especies; 25 especies de mamíferos no voladores, de un total potencial de 296; 21 especies registradas de murciélagos, de las 175 especies presentes en el país. (Carder, 2004). Además, cuenta con extensos parques naturales tales como Los Nevados, Tatama y Las Hermosas. Así, poco a poco, se establecieron los lineamientos del modelo que habría de seguir la colonización, en lugares óptimos para la producción de café, como Aguadas, Salamina, Aranzazu, Manizales, Pereira, Quindío y Tolima.

  

Entre las Artes
Dirección:Cll 74a No 22-07
Bogotá - Colombia 
Teléfono:300 3761
Celulares:321 207 3605 
Copyright © 2007