Resultados de proyección artística y sociocultural esperados

Este Laboratorio de Artes Visuales del Ministerio de Cultura en el Departamento del Cesar en 2013, se proyecta como la consolidación de un proceso que se viene adelantando con los artistas locales desde hace 5 años, artistas que buscan fortalecer o ampliar su espectro de trabajo en todos los niveles. Puesto que en anteriores Laboratorios se abordaron distintos temas relacionados con la producción artística local (pintura, bricolaje, fotografía, dibujo, instalación y performance), en esta ocasión se decidió hacer una aproximación a procesos de autogestión y divulgación. Adoptando el formato de PechaKucha Night (Noche de Cháchara), se pretende generar dinámicas en torno a prácticas artísticas y culturales alternativas y sin ánimo de lucro, esto con el fin de expandir y controvertir las nociones de arte-folclor-comercio-institución. La legitimidad de estos procesos artísticos y culturales no debería determinarse por transacciones de valor económico, como sucede en las galerías, o por el aval institucional de espacios de exhibición tradicionales, sino por los mismos realizadores y asistentes a la muestra. El objetivo es generar un espacio de divulgación más no de debate, pues el espíritu del proyecto está enmarcado en la espontaneidad y la fiesta, apoyado por formato abierto a diferentes prácticas artísticas como la música, la danza, la educación, o incluso el coleccionismo, es decir, abierto también a la historia narrada con fotos del paseo de olla al río Guatapurí.

 

En lo relacionado con la investigación- creación

Como coordinadores e invitados durante 4 años a las visitas continuadas de los Laboratorios, hemos podido percibir que existe una gran distancia entre las distintas prácticas artísticas y culturales y los contextos de reconocimiento y acción del gremio local, puesto que, debido a que la demanda  por bienes de consumo “artísticos” no es escasa, los artistas ejercen su actividad de manera frenética y constante, sin lograr consolidar y madurar sus propios procesos con el paso del tiempo. La investigación, la lectura y el análisis concienzudo no hacen parte de la práctica cotidiana de muchos de los creadores, a tal punto que muchos afirman que tienen dos líneas de trabajo: la del arte comercial y la del arte de salón. El arte comercial está determinado por la especialización y usufructo de sus talentos, enfocados en cierto estilo o área particular: pintar bodegones hiperrealistas, hacer esculturas con chatarra, plasmar paisajes de la Sierra Nevada a modo expresionista, entre otros; cada artista encuentra un nicho particular de comercio y se aferra a él. Por otro lado, el arte de salón es la práctica artística fuera del contexto comercial, legitimada por espacios institucionales como la Gobernación del Cesar, la Alianza Francesa o los Salones Regionales de Artistas, por citar sólo algunos. Es entonces cuando deriva un afán por conceptualizar y desarrollar discursos en torno a temas que realmente interesan a los artistas, como la violencia, el medio ambiente, las desigualdades sociales, etcétera; temas que en muchas ocasiones carecen del rigor necesario para ser abordados. Esta precariedad investigativa y falta de análisis, deriva en formalismos estilísticos y en pobreza narrativa. Este Laboratorio se ha planteado con la intención de que los participantes indaguen sobre sus propios procesos creativos y que, a partir de 20 imágenes, logren proponer un discurso completo y coherente en relación a su trabajo, tratando de ser lo más concretos y sintéticos que les sea posible. Así mismo, buscamos dar cabida a procesos que pueden estar marginados de los espacios tradicionales, pero que tienen la misma validez en el contexto social y cultural de la ciudad.

 

En lo relacionado con la gestión artística y cultural

En el departamento del Cesar habitan gran cantidad de artistas y creadores con un enorme talento y mucho entusiasmo, son personajes que buscan la forma de llevar a cabo proyectos de cualquier índole en las áreas del arte y la cultura en general. También existen numerosas fundaciones que trabajan en aras de promover cultura a todos los niveles: con población en riesgo (como los niños desplazados por la violencia), espacios para el fomento de la lectura con grupos de jóvenes, y actividades de danza para adultos mayores. En la ciudad existe una fundación cultural para casi todos los grupos poblacionales.

El campo del arte no se queda atrás en la región, ya que los artistas gestionan sus propios proyectos, buscan apoyo de la Gobernación y de diferentes entidades (incluyendo las fundaciones culturales) para la consecución de presupuestos y objetivos. Sin embargo, la visualización y proyección de muchas iniciativas no prospera (o no interesa que prospere), quedando limitadas al contexto y la temporalidad en la que se enmarcan; no existe una noción clara de la importancia de cumplir con unos estándares apropiados de registro y divulgación, que permita dar a conocer, en un espectro más amplio, las ideas y los proyectos. Así mismo, el gremio artístico, a pesar de ser fuerte, no está tan cohesionado como parece, y tampoco cuenta con el apoyo real y constante de una institución que lo acoja de una manera consecuente y eficaz.

Los espacios de divulgación existentes generan, en muchas ocasiones, más que propuestas abiertas al diálogo constructivo, un debate estéril. Consideramos que el formato que se pretende adoptar en este Laboratorio está abierto a acoger numerosas propuestas de diversos campos, sin prejuicios hacia los participantes, enriqueciendo de una manera lúdica y directa el panorama del arte en la ciudad. Creemos también que es de vital importancia que los artistas de la región renuncien a su endogamia y conozcan las múltiples formas de creación en otras latitudes. Resulta bastante interesante la posibilidad de ser vistos y escuchados a través del portal de PechaKucha.org, ya que en este espacio virtual se publican las charlas de cada uno de los invitados, teniendo la posibilidad darse a conocer en más de 450 ciudades alrededor del mundo. De igual manera, al ser un evento sin ánimo de lucro, ejemplifica una forma de gestión poco habitual, con la cual se desplaza la noción de gestión = presupuesto.

 

En lo relacionado con la construcción del campo del arte 

Gracias al aval que se recibió por parte del Ministerio de Cultura para darle continuidad a los Laboratorios en el Departamento del Cesar, hemos podido ir construyendo, poco a poco, un espacio donde un pequeño grupo de entusiastas, de artistas en formación, y otros con trayectoria, han ido desarrollando procesos de creación y análisis  a los cuales de otra forma no tendrían acceso. Siendo Humberto Junca el primer Laboratorista, se empezó a hacer énfasis en formas de creación enmarcadas en la cotidianidad, los objetos que nos rodean y la relación con la tradición y el folclor. Posteriormente, esta reflexión abrió paso a procesos como los de Gonzalo García, quien hizo hincapié en la forma en que se originan y construyen las imágenes a través de técnicas que evidencian la retórica de los contenidos representacionales y que son familiares para los artistas de la región, ya sea la pintura, el dibujo, la fotografía y/o el performance; así se dio un giro a los temas que tradicionalmente incorporan los artistas en sus obras. Brayan Méndez, como tallerista invitado, propuso centrar la atención en la pintura y el humor, confrontando el modo hierático con el que muchos conciben y asocian la práctica artística, a la luz de la espontaneidad y alegría con la que casi siempre se desenvuelven esas mismas personas en la cotidianidad. Javier Vanegas realizó un taller de fotografía, resaltando procesos artesanales que nos remontan al origen de la fotografía y a la reflexión sobre cómo ésta construye a su modo otros parámetros de representación. Se puede decir que el Laboratorio ha abordado una amplia gama de temas y técnicas, orientado siempre por el propósito por el cual tuvo origen: desplazar las prácticas tradicionales y generar procesos de pensamiento. Esperamos que con este Laboratorio esas prácticas que surgieron como algo experimental tomen un nuevo rumbo y que PechaKucha Night se convierta en un referente, no sólo en el ámbito local sino en toda la costa Caribe, que de prelación a experiencias estéticas ancladas en el folclor. Asimismo, esperamos que este proyecto encuentre un grupo de entusiastas que le den continuidad y que lo adopten como estandarte de prácticas alternativas de gestión cultural para motivar el surgimiento de otras nuevas.

 

  

Entre las Artes
Dirección:Cll 74a No 22-07
Bogotá - Colombia 
Teléfono:300 3761
Celulares:321 207 3605 
Copyright © 2007